La colada

DSC_0580

Llega antes de tiempo. Encogido por el frío, encorvado por los años, con una bolsa de ropa sucia que me cuenta que no vive solo. Lo he visto llegar cada miércoles a última hora de la tarde y seguir la misma dinámica de autómata durante semanas. Entra con torpeza sacudiéndose el frío con un ligero movimiento de hombros, se quita el gorro y deja la bolsa junto a la lavadora número 27 mientras inserta las monedas en el contador. Sigue leyendo

Scalinata Virgilio

1277948_10151850903217660_159855172_o

Maia Tong se levantó temprano aquella mañana de finales de verano. La luz en septiembre empieza a recortarse por los extremos del día, y cada día las sombras se quedan un poco más que el anterior. Esa luz entraba de forma oblicua por el balcón, y le traía el resplandor parpadeante de la espuma de las olas del Mediterráneo, aún azul y brillante y con despuntes naranjas de amanecer marino. Sigue leyendo

Tras los pasos de Amélie Poulain

DSC_0095DSC_0335DSC_0586DSC_0589DSC_0602DSC_0608DSC_0767

A medida que nuestros viajes se acumulan y los kilómetros recorridos empiezan a tener varias cifras empezamos a distinguir ciertos patrones viajeros. A algunos las ciudades les aburren y son los pequeños pueblos lo que andan buscando, o prefieren la naturaleza a las carreteras, o buscan el mejor lugar para probar la comida local a la visita a X museos o monumentos. En mi caso, una de mis motivaciones mayúsculas es el cine, así que cuando entró en mis planes visitar París ya sabía que mi ruta estaba guiada por varios nombres, entre ellos el de Amélie. Sigue leyendo